Acerca de

Desocupado lector: En un lugar de la UAM-I de cuyo nombre realmente no me acuerdo, se dio la primera charla para fundar la revista que ahora tienes o tendrás en las manos. Páginas que ahora mismo lees en tu sillón preferido, tirado en el pastos, en tu hamaca, en el baño –como debe leerse uno de los textos que aquí encontrarás— o de camino a tu casa en el transporte o en el vagón del Metro (sin duda preferimos que lo estés leyendo en el Metro).

El objetivo de la revista es la difusión de textos inéditos de creación literaria contemporánea, como también de temas diversos y el contexto que nos rodea. Propuesta interesante para el público lector y para los autores interesados (de la UAM o ajena a ella), porque será la literatura que nosotros mismos parimos; la que cuesta más por tener que extraerla desde lo más profundo de nuestro ser como un pozo petrolero. Para demostrar que en Iztapalapa y Acapulco no sólo hay violencia, también tenemos narradores de la muerte, poetas del disparo y dramaturgos de la extorsión.

Por si se preguntan por el origen de Asalto, sólo se dirá que fue un nombre que nació entre indecisiones y cobardías. Respondiendo a la pregunta: ¿qué comparten Iztapalapa y Acapulco? ­     —Los Asaltos—. Ahora es una respuesta materializada en una revista que abre las puertas a los jóvenes estudiantes de la UAM y de otras universidades, como también del resto de la República Mexicana para difundir sus propuestas literarias a la vanguardia (o retaguardia) del fenómeno literario actual. Es todo no hay más.

Con este número cero damos por iniciado un ciclo que irá creciendo número a número, en formato, material, tiraje y contenido. Sin más, repito las palabras de Maple Arce en su encantador Actual 1: “Éxito a todos los poetas […] jóvenes de México, a los que aún no han sido maleados por el oro prebendario de los sinecurismos gobiernistas, a los que aún no se han corrompido con los mezquinos elogios de la crítica oficial y con los aplausos de un público soez y concupiscente, […] a todos los grandes sinceros […] con hedores de pulquería y rescoldos de fritanga, a todos esos, los excito en nombre de [ la Revista Asalto] a batirse a nuestro lado en las lucíferas filas de la [literatura universitaria mexicana]”. Estén atentos a las próximas convocatorias y  corran la voz; sea que no les guste cierto autor de los que aquí pronto leerán, o sea que los editores no hacen bien su trabajo, pero comenten, hablen de Asalto, pues la revista es ya una realidad

José
y

José

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni aunque te quites

Papalotes